12. Cuando tomas perspectiva

870a36cc5272759b0783ea04f55041b1En este tiempo me he seguido reconstruyendo. Siempre me propuse salir adelante. Siempre supe que no iba a rendirme para volver a ser la que YO era antes de que me arañaran el alma.

He hecho varias terapias, cada una complementando a la otra. Todas me han ayudado a comprender lo ocurrido, a revisar mi pasado, a reconocer mis emociones, a saber que YO soy mucho más que una emoción y que por dolorosa que esta sea, pasará.

He hecho Sofrología, acupuntura y hago semanalmente yoga.

He aprendido a perdonarme, a no juzgarme duramente, a valorarme por todo lo sufrido y a sacar fuera de mi el rencor y la rabia. No he olvidado ni disculpado pero si he perdonado. Vivo en paz, feliz, tranquila, ilusionada, optimista. Vuelvo a ser yo.

En este tiempo he contado con el apoyo de mi familia y de mis amigos. Aunque ellos no saben todo por lo que he pasado  (porque prefiero evitarles sufrimiento sobre cosas que además no se pueden cambiar) aún sin saberlo todo, siempre han estado allí.  Mi familia y mis amigos han sido un apoyo constante e incondicional. Estoy segura que sin ellos me hubiera sido muy difícil salir del túnel, como también sé que sin mi propia fuerza de voluntad y trabajo interior, no hubiera sido posible.

En este tiempo siento que he tomado perspectiva. Como si fuera un observador de ese pasado próximo que percibo ya tan lejano. He aprendido muchas cosas. Me conozco como no era capaz de hacerlo antes. Me he dado cuenta de mis valías y he abrazado mis miedos. Se que no soy perfecta pero si bella.

En este tiempo he conocido a un hombre maravilloso. Una tarde en la que no esperaba nada especial ni buscaba ningún encuentro. Fue algo totalmente espontáneo, fresco y sencillo. Que ha venido a mi vida en un momento en el que yo, me comprendo lo suficiente a mi misma, como para saber que estoy preparada para amar sanamente.

 

Anuncios

11. El apoteosis final que no ha podido destruirme

Otro de los libros que me he leído y que os recomiendo es “Amor Zero: como sobrevivir a los amores psicopáticos” de Iñaki Piñuel. El libro entero no tiene desperdicio…pero quería comentaros el capítulo dedicado al final de una relación de este tipo porque no puede encajar más con lo que yo he vivido y que ya os he contado en mis entradas anteriores.

La apoteosis final: la terminación traumática de la relación mediante el abandono, la triangulación y la traición

“Incapaces de renunciar a nada que pueda ser de interés, necesitan verificar cruelmente que su pareja va a quedar destruida, para convencerse de que merecía la pena dejarla tirada y pasar al siguiente objetivo. Al asegurarse de su destrucción psicológica y emocional se confortan a sí mismos, reasegurándose que han hecho lo correcto, optando por una nueva relación con la que, seguramente, llevaban traicionando a su pareja desde hacía tiempo.”

“La mejor forma de acelerar pasa por denostar, hundir y machacar emocionalmente a su pareja mientras se presenta a sí mismo como la víctima de su víctima ante su nueva relación. La nueva víctima de recambio asistirá ingenuamente como observadora al despliegue de un nuevo juego psicopático, mordiendo el anzuelo que le ofrece el psicópata que se le presenta bajo la apariencia de una pobre víctima, digna de piedad y compasión. Una vez más el juego de la piedad: presentarse ante el mundo como víctima de sus víctimas. Esta estrategia póstuma de destrucción después de terminada la relación radica en la naturaleza perversa del psicópata y de su ambición irrenunciable. Solo lo que no merece la pena puede ser abandonado o descartado. El espectáculo de la persona decente, honesta y empática que sin duda eres, le hace experimentar el peligro del objetivo que podría escaparse. De ahí viene su pavorosa envidia y sus deseos exacerbados de destruirte. Al hacerlo pretende silenciar el tremendo vacío de su alma que requiere siempre el sacrificio de una antigua víctima al inicio de una nueva relación. Su religión es sacrificial. Requiere eliminar a alguien para pasar a otra relación. No es que no sepa lo que hace: sabe lo que hace, pero le da lo mismo”

Yo os conté que pasé de un mensaje de amor cuando yo aterrizaba en Irlanda a otro en 24h (por supuesto seguía de viaje) diciéndome que había cambiado de planes y que no íbamos a pasar juntos la Semana Santa….y a la semana (también sin habernos visto y en la distancia), un nuevo whatsapp pidiéndome el divorcio. Por supuesto llevaba meses en triangulación con la otra…aunque él lo negaba y daba explicaciones ambiguas….además de estar permanentemente ofendido, cabreado o amoroso….Todo en uno y en cuestión de segundos.

“Aunque ya está triangulando con alguien, lo que supuestamente está arruinando la relación son tus celos infundados, tu inestabilidad o tus irracionales desconfianzas. Mientras tú intentas aclarar las cosas y poner orden mental en tu cabeza, tu psicópata lleva mucho tiempo tirándole los galgos o directamente engañándote de forma paralela con otra relación, presentándote ante ella como un ser inestable, pasional o celoso.” 

“A veces usan la técnica de los hechos consumados como una de las formas más crueles de romper con alguien, aprovechando la distancia o un viaje… Entre los posibles modos eligen el modo más impersonal, casual, distante y frío. Un mensaje de texto, un e-mail, el Watsapp, el Skype o el chat.”

“Por supuesto, en su ensaladilla verbal habitual habla solo de sí mismo: de sus sentimientos, de sus supuestas reflexiones y razones… Una ensaladilla rusa verbal con la que pretende envolverse, una vez más, para despistar y confundir a la víctima. En esa charleta nunca se refiere a las personas con las que está triangulando, transicionando o directamente se ha enganchado ya. Eso queda oculto o minimizado. Nada de eso es revelado o admitido por un psicópata. Aún menos esperable será que pida disculpas por ello”

“Envuelto en verborrea y una ensalada verbal aderezada de palabrería vana totalmente desprovista de emoción, le imputa a la víctima lo mucho que ha cambiado, cómo se ha perdido la chispa del amor, o le acusa de aspectos físicos o psicológicos por los que, al parecer, ya no resulta del menor interés”.

Y lo mejor el final….tal cual como pone en el libro: mi ex (que era anti redes sociales y se enfadaba conmigo por usarlas aunque fuera a nivel laboral) ha resultado ser de la noche a la mañana un “forofo” agragando a su inactiva cuenta de instagram a no se cuantas personas y a publicar en el Facebook sus fotos personales con la otra, su nueva conquista/víctima. Esta claro que lo que pretende es que me retuerza de dolor por haberlo perdido y, sin embargo, es todo tan patético y aberrante que cuando vi las fotos sentí una gran satisfacción por haber sacado de mi vida a semejante elemento.

Será que soy fuerte y que tengo la cabeza muy bien amueblada. Será que no ha conseguido destruirme. Será que he recuperado el norte a pesar de haber estado perdida mucho tiempo…Será que tengo una vida maravillosa pues me rodean unas hijas estupendas, una familia que me apoya y unos amigos incondicionales…Será que disfruto de cada detalle y que adoro mi trabajo…Será que por fin me he dado cuenta que lo único que estaba mal en mi vida era tener a este personaje oscuro a mi lado. Será que por fin SOY LIBRE DE MALTRATO.

Aquí el texto final que vale la pena leer…

“No ha terminado todo con el descarte, la traición y el abandono. La fiesta no ha hecho más que empezar para tu pareja psicópata. No se conforma con haberte dejado tirado, sino que necesita verte destruido. Forma parte de su naturaleza vampírica alimentarse de los sentimientos tóxicos de dolor y daño emocional de sus víctimas. Sin esperar ni un instante, y en pocos días, te hará comprender cómo ya has sido reemplazado por el siguiente en la lista, colocando fotos en su Facebook o haciéndote llegar a través de mil creativas maneras la nueva y maravillosa noticia de su nueva relación”.

“Todo estaba ya pre-cocinado. Tú has sido el último en saberlo. Te preguntas por qué necesita restregarte por la nariz de forma tan poco elegante e indigna su traición, y no encuentras razones válidas porque tú piensas como una persona con empatía normal. La única razón posible es la pura maldad. Por eso no te cabe en la cabeza. Es algo que en alemán se denomina shadenfreude, es decir, la alegría y el regodeo que sienten los psicópatas por hacerle daño a una persona. En ello se manifiesta lo que se oculta detrás de su apariencia: una personalidad malvada para la que resulta obsesivo destruir en los demás su crecimiento espiritual o felicidad para así preservar un YO enfermizo. Mientras descubres la verdad de todo, el entorno de tu pareja psicópata, merced a sus artes de manipulación, te imputa ser responsable de todo lo que ha ocurrido y saluda con gozo la nueva relación, así como la liberación que ha conseguido alcanzar de una persona loquita e inestable como tú.”

“Tras la traición, la triangulación posruptura tiene la misma función satánica para un psicópata: mantener una imagen inflada y falsa de ganador y poderoso, a costa del sufrimiento emocional de su víctima. Alegando su libertad, y acusando de los sentimientos que causa en su víctima su perversa triangulación, todo psicópata disfruta doblemente de una excitación”

“Tu psicópata no ha terminado aún de jugar contigo y con tus sentimientos. Le queda la parte más divertida. Necesita confirmar que la víctima se siente humillada, vencida y hundida. Quiere ganar y necesita imperiosamente hacer ver a todos que ha ganado.”

“Aparecerá de nuevo en tu vida con la actitud de quien te perdona la vida. Te echará la bronca por tus malos humores, tus sospechas, y tu mala actitud hacia él o ella. Después de la ruptura se encuentra obsesionado con aparecer ante ti como alguien calmado y equilibrado. Quiere ser el dominador de la situación, el ganador. El que tiene la sartén por el mango. Quiere confirmar en ti al perdedor, al loquito inestable, al alterado chivo expiatorio de su ex al que presentar como tal ante el mundo entero. No soporta perder, por eso necesita asegurarse de que ha ganado el partido. Debe quedar claro que es él o ella el que te deja, y no al revés.”

“En vez de pedirte perdón por sus abusos y maltrato psicológico, querrá llamar la atención sobre tus errores o tu mala actitud ante la ruptura convirtiéndose en predicador moral o incluso en consejero. Advertirá que toda ruptura es difícil sin hacer la mínima referencia a las mentiras, la triangulación, la traición y la deslealtad.”

“Se cree un ser superior, dándote lecciones de cómo debes ser civilizado. Si la víctima no lo permite o permanece calmada o humilde lo tomará muy mal y se alterará, puesto que lo que busca es quedar bien, a costa de desestabilizarla. Si adoptas una posición de serenidad, contención, aceptación y humildad verdadera sacarás de quicio a tu ex psicópata. Necesita observar en ti tu alteración para justificarse y que quede su imagen arriba y la tuya por los suelos. Nunca le ofrezcas el último regalo de tu alteración emocional. No se la regales.”

 

10. Las mujeres que amamos a psicópatas

En estos años me he leído muchos libros intentando comprender lo que ocurría. Ahora acabo de terminar uno que me ha resultado absolutamente revelador: “Women who love psychopaths. Inside the relationships of inevitable harm with phychopaths, sociopaths and narcissists” de Sandra L. Brown. Desconozco si existe la versión en español. Si habláis inglés, no dejéis de leerlo.

Es el primer libro que explica como somos las mujeres que caemos en estas relaciones tan destructivas. Y la explicación no tiene nada que ver con el habitual epígrafe de que somos mujeres con problemas de autoestima. Por cierto que eso es algo que yo me cuestionaba. Yo consideraba que no tenia problemas de autoestima cuando empecé con esa relación, otra cosa es que con el paso del tiempo y el terrorismo emocional haya acabado disminuyendo mi autoestima. Eso si.

Pues bien, Sandra Brown habla de nosotras (después de haber estudiado muchísimos casos y de haber acompañado en su recuperación a miles de mujeres) como personas de grandes valías: extrovertidas, activas, positivas, fuertes….y que tendemos a ver a los otros como buenos y fiables, como reflejo de nosotras mismas pues afrontamos la vida confiadas y abiertas. Todo eso como comprenderéis no es malo, siempre y cuando no nos topemos con uno de estos tipos y además sepamos regular estas tendencias de carácter. En el equilibrio esta la sabiduría.

Extrovertidas: con facilidad para la comunicación y para conectar con los demás. Buscamos el enriquecimiento personal constantemente conociendo gente nueva, viajando a países de otras culturas, planteándonos retos nuevos. No importa la edad que tengamos. No nos gusta el aburrimiento. Eso hace que busquemos parejas activas y energéticas, extrovertidas y que proyecten seguridad, que saben lo que quieren. PELIGRO porque las personas con psicopatías dan esa imagen a la perfección al principio de la relación. Por eso nos enganchamos. Coincidimos en ese concepto de vivir la vida abiertamente. Ninguna mujer activa elige a un aburrido como pareja. Los psicópatas nos resultan muy divertidos y originales al principio.

Espíritu libre: No somos mujeres obsesionadas con el orden, los horarios o las rutinas. Concebimos la vida como un continuo fluir adaptándonos a las circunstancias. Somos flexibles y además tenemos la habilidad para funcionar correctamente o bastante correctamente en momentos de caos o estrés. Tenemos la capacidad para manejar las diferencias. PELIGRO porque nos adaptamos a sus continuos cambios de planes, de humor, de estados de ánimos. Creemos que podremos gestionar el “caos” interno de nuestro amado. 

Competentes y competitivas: mujeres que pueden ser líderes en su época estudiantil, directivas de empresas, deportistas…Mujeres decididas, dinámicas y perseverantes en sus objetivos. PELIGRO porque nuestro empuje nos lleva a empeñarnos en hacer viable lo inviable y a ver soluciones donde no las hay. Es imposible que una relación con un psicópata funcione. Hemos de aprender a renunciar, a tirar la toalla.

Positivas y pacientes: poseemos la habilidad de enfocarnos en lo bueno de las cosas, las situaciones y las personas. Siempre vemos el vaso medio lleno. Somos expertas en bloquear los recuerdos negativos. PELIGRO porque minimizamos el daño que estamos recibiendo y esperamos un cambio que nunca llega. No sentimos el impulso de terminar sino de seguir dando oportunidades.

Sociables: nos gusta relacionarnos con los demás. Tenemos grandes amigos. Invertimos en las relaciones. Damos valor al compartir. Somos personas próximas.

Comprometidas: somos fieles a nuestras amistades y a nuestros principios, por supuesto también a nuestras parejas. Ponemos toda nuestra energía (que es mucha) en conseguir que funcione aquello con lo que nos hemos comprometido.

Sentimentales y sensibles: disfrutamos de la vida a través de los sentidos y de nuestra elevada emocionalidad. Somos receptivas a las necesidades de los demás. Sentimos compasión por los otros. PELIGRO porque sobre-empatizamos con nuestro abusador. Al mismo tiempo el usa nuestra sensibilidad para engancharnos. Manipula nuestra emocionalidad.

Confiadas: no vemos venir el daño. Creemos que todo el mundo es bueno hasta que se demuestro lo contrario. Además no nos gustan los conflictos. Los evitamos. Preferimos ceder a enfrentarnos. Sabemos que somos capaces de encajar y lo preferimos a la imposición. Creemos que podemos lidiar con todo. QUE GRAN ERROR, hay cosas imposibles de manejar, como un psicópata.

El psicópata se ha “enamorado” de nosotras porque carece de todo eso. Sin embargo, sabe como utilizar nuestras valías. Son su gasolina de vida. Primero usa nuestros dones para engancharnos, después para brillar a través de ellos y por último, cuando siente que ya te ha chupado todo lo que necesitaba, usa todo eso para manipularte y jugar contigo hasta destruirte. Te deja porque ya te ha agotado. Va en busca de una nueva fuente de valías, hasta agotarla de nuevo y cambiarla por otra…Estos seres, analfabetos emocionales, van dejando cadáveres allí por donde habitan.

superviviente de maltrato, psicopatas, abuso emocional, inevitable swan
Link al libro en amazon

 

9. Mi encantador infiel, manipulador, mentiroso-compulsivo

Cuando dudas de ti misma: de lo que sientes, de lo que percibes, de tus valores, de tu sensibilidad, de tu intuición…..

Mi ex debe de ser un psicópata porque lo ocurrido encaja a la perfección con lo descrito en el cuadro anterior. Sus mentiras, manipulaciones, contradicciones, ofensas, acusaciones y desvalorizaciones combinadas con intermitentes mensajes de amor, me han hecho dudar de mi misma y de mi cordura. Ahora que todo ha terminado, que ya no le sirvo, me desprestigia.

Claro que tienes una voz interior que te dice que aquello que te cuenta es mentira pero es que es tan potente reconocer que la persona a la que amas y que “en teoría” te ama, te está engañando deliberadamente, que optas por pensar que no lo has entendido bien, o que no lo estás interpretando bien o que eres demasiado desconfiada o que te estás volviendo una histérica….

Cuando llegas a este punto es muy jodido. No sabes donde estás ni quien eres. Por eso cuando todo se destapa, cuando ya hay tantas evidencias de que te ha mentido y manipulado muchas veces y a lo largo de mucho tiempo, aunque duele, te libera.

Algo que aún me cuesta de encajar es el  haber tenido que “eliminar” a mi ex de mi vida. Me refiero a haber tenido que, para defenderme,  responder a un nivel que yo considero que no encaja en mi forma de ser ni de entender la vida: me parece absurdo tener que bloquear a la persona con la que has compartido 10 años.

Entiendo que después de una ruptura es necesario un periodo de no contacto para que los sentimientos se enfríen y cada uno pueda recomponerse…pero eso no lo equiparo con lo que yo he tenido que hacer en esta situación. Una cosa es alejarse de alguien y otra muy distinta levantar un muro para que no lleguen de nuevo a ti.

Ahora a mi ex ya no le sirvo. He descubierto su verdad, es decir, sus mentiras, su falso existir, su manipulador actuar, su teatral comportamiento…. y ya no puede jugar más conmigo. Está “con el culo al aire”. Se supone que debería dejarme tranquila porque además está ya enfocado en una nueva víctima….pero conozco su rencor igual que conozco su ira cuando se siente ofendido. Estoy en su lista de “enemigos” y en su interior ha jurado vengarse. Me tiene que castigar por haber sido “desobediente”, por plantarle cara, por desafiar su dominio y por haber escapado de sus cadenas. Volverá a por mi en algún momento.

Se que ahora está ocupado intentando agradar y mostrar su “honorabilidad” relacionándose con gentes que no pertenecen a nuestro círculo de amigos mientras habla mal de mí delante de ellos…De hecho, ya me han llegado voces de que mi ex cuenta que soy una mujer muy complicada y exigente, que generaba verdaderas situaciones conflictivas por no ser capaz de expresarme con claridad ni aceptar los hechos. Según él, yo soy una histérica que no he sabido soltarlo. Vamos, que el “pobrecito” lleva dos años y medio intentando pasar página mientras yo le hago la vida imposible persiguiéndolo.

Su último mensaje de whatsapp antes de que lo bloqueara fue: Eres un bicho, llevas casi tres años dando por culo, eres una experta manipuladora mentirosa….

Me pregunto que tiene en la cabeza para escribir semejantes frases ¿pensaba en él? ¿se estaba describiendo a si mismo? Después de destaparse que está con dos mujeres a la vez desde hace meses, que nos ha mentido y manipulado a sangre fría, en lugar de estar calladito o reconocer que se ha equivocado, ataca, insulta y culpa. Pues SI, eso hace y lo ha hecho siempre a lo largo de estos años. Jamás toma su responsabilidad en los acontecimientos. Siempre es otro el que provoca su situación complicada. Siempre es la víctima y los otros los culpables. Que “modus operandi” más retorcido !!!.

También he pensado que, como es manipulador hasta la médula, probablemente ese mensaje -tan fuera de toda lógica- pudo escribirlo para enseñárselo a la otra como prueba de que era él el que se defendía de mi y se veía obligado a decirme todo eso para luego bloquearme en su whatsapp. Mi ex es un experto en darle la vuelta a la tortilla.

 

8. Sus hijos no son mis hijos pero los quiero

Cuando el dolor no es solo por la pérdida de la pareja sino también por unos hijos que, aun no siendo tuyos, los quieres como tales

Este es el email que escribí a los dos hijos mayores de mi marido cuando dimos por finalizada la convivencia en mi casa.

13/12/2014

Vuestro padre se acaba de ir de casa con sus cosas. Es un momento terriblemente doloroso para todos. Me he visto obligada a tomar esta decisión por el carácter de vuestro padre. Creo que no hace falta que os explique más pues conocéis perfectamente sus reacciones y maneras que, por otro lado, habéis sufrido también vosotros mismos.

He intentado por todos los medios no llegar a esta situación pero me he visto incapaz de hacerle ver que existen otras formas de comunicarse diferentes a las que él utiliza y que no son dañinas. Por mí y por mis hijas, que no quiero que vivan en un ambiente de tensión diaria, tomo esta decisión que me parte en dos pues aún le quiero, nunca he dejado de quererlo y creo que nunca lo haré.

Detrás de esa coraza de rencor y mal genio hay un ser maravilloso al que pocas veces nos permite llegar.  Y si se encierra lo hace por miedo. Toda su agresividad es pura inseguridad en si mismo. Lleva muchos años tapando con ira lo que en realidad le asusta. Le asusta el futuro de vuestra hermana y le asusta terriblemente no saber comunicarse con vosotros. Le asusta reconocer que como padre os ha fallado. Le asusta también verse solo y paradójicamente, el mismo lo ha provocado..

Se que vosotros también sentís un tremendo dolor por vuestra situación familiar y que sentís que no es un padre en el que podáis confiar y entenderos. Que sentís su presencia como una amenaza en lugar de como una protección. A pesar de ello, creerme por favor cuando os digo que vuestro padre os quiere. Conmigo ha llorado por no saber como llegar hasta vosotros de otro modo y hacer que percibáis todo su cariño. Aunque su inseguridad le haga mostraros su cara más amarga, creerme que es defensa y no despecho.

Os pido por favor que también vosotros hagáis un esfuerzo ahora por apoyarlo. Está en sus días mas oscuros. Ayer noche lloró abrazado a mi diciéndome que siente profundamente todo el dolor que me ha causado, que nunca ha querido y sentido como lo ha hecho conmigo, que está perdido y sin rumbo, que está muerto de miedo del futuro…Que nunca se va a poder perdonar el haberme perdido.

Se que todo esto que dice es sincero y que su mayor horror es el darse cuenta que él mismo ha causado su propio dolor al causar el mío…Está en un punto en el que ya no hay rencor hacia mi sino mucho sufrimiento por darse cuenta de la responsabilidad de sus actos dañinos. Tengo la esperanza de que este momento sea un punto de inflexión en su vida y de que a partir de esto sea capaz de desmontar sus corazas, reconocer sus errores y empezar a funcionar de otro modo. También con vosotros. Por eso es pido que estéis receptivos. Que hagáis un esfuerzo por ver más allá de sus corazas. Que lo arropéis en su dolor y en su angustia…Es también una oportunidad para vosotros aprovechar este momento para empezar a construir otra relación entre vosotros. Dejar de lado también vuestro miedo a mostraros como sois y decirle que como padre os ha fallado. Decírselo a la cara porque necesita oírlo, pero acabar la frase diciéndole que a partir de ahora vais juntos a empezar a construir.

Me preocupa mucho vuestra hermana. Para ella estar en mi casa era un remanso de paz y valoraba muchísimo la relación conmigo y con las niñas. Ahora tendrá que adaptarse a otro entorno pero va a necesitar mucho cariño para superar esta perdida. Vosotros sois los que mejor podéis compensar su dolor. El teneros cerca se lo hará todo más llevadero. Ella os quiere mucho aunque le cueste expresarlo y aunque a veces ella misma sea muy pesada y no la comprendamos. Pensar que dispone de muy pocos recursos y ahora va a vivir una tormenta…va a necesitar mucho, mucho cariño. No culpéis a vuestro padre de hacerle esto a vuestra hermana pues ya se culpa él mismo. Demostrarle vuestro apoyo también con ella y será otra oportunidad más de construir.

También quiero deciros que contéis conmigo para todo. No es una frase hecha es un hecho !. Por favor llamarme siempre que queráis. A mi me gustaría acompañaros, en la medida que vosotros consideres, en este momento que también os perturba y afecta a vuestra vida. Me da mucha pena no volver a veros y me encantaría que os sintierais libres para mandarme un mensaje y decirme que venís a comer o a cenar. Mi casa siempre seguirá abierta para vosotros. Y yo también siempre estaré aquí para escucharos, aconsejaros y daros mi cariño.

Ojalá que en un tiempo podamos con vuestro padre recolocar este inmenso dolor y empezar de nuevo a construir y a compartir.

Por favor no dudéis que siempre estaré con vosotros, siempre que queríais.
Un abrazo muy fuerte esperando veros pronto.

Sigue leyendo mi novena entrada de Blog: Mi encantador infiel, manipulador, mentiroso-compulsivo

7. Aquella carta que quedó sin respuesta

No hay mayor dolor que ofrecerlo todo y recibir silencio como respuesta

Esta es la carta que envié por email a mi marido después de dos semanas sin hablarme. y ni siquiera me contestó

11 de Noviembre de 2014

Sentada en el AVE pienso en ti. Si pudiera hablarte lo primero que te diría es que te quiero. Siempre te quiero, incluso en estos difíciles momentos. Si te escribo no es solo por mi necesidad de sacar todo lo que llevo dentro sino fundamentalmente porque sé que lo estás pasando mal, muy mal, tanto o más que yo. Sé que te gustaría hacer las cosas de otro modo y que el amor que sientes por mi, que es real y sincero, no lo consigue. No es culpa tuya, cariño, y no te quiero menos por eso.

Estoy preocupada, SI, profundamente preocupada pues me doy cuenta que tu y yo solos no conseguimos que episodios como estos, que son profundamente destructivos, no se reproduzcan. La última vez que pasamos por una situación parecida, la Semana Santa pasada, te dije que en otoño tendríamos otra “crisis” porque desde que estamos juntos cada cierto tiempo esta dinámica se repite.

No te lo recuerdo ni mucho menos para echártelo en cara sino simplemente para constatar que aquí estamos otra vez, intentando superar algo que ambos conocemos y que nos desborda. Y ¿sabes? No puedo quedarme quieta y callada. No lo he hecho antes ni lo voy a hacer ahora, cuando veo como una vez más la ilusión se diluye, lo compartido desaparece y lo construido con tanto esfuerzo se desmorona.  Aunque ahora estés detrás de un muro, no olvido como eres y cuanto te quiero por ello.

Sé que tu tampoco quieres perder esta batalla porque eres inteligente, potente y sensible y compartes en el fondo de tu alma lo que ahora te escribo. Lo que tienes que comprender, de una vez por todas, es que esto que te ocurre no es culpa tuya y que no es solo tu “lucha personal”, es también mi vida, mi reto, mi batalla y mi anhelo. No es cuestión de sentirte mal sino de sentirte valiente para reconocerte a ti mismo que algo que llevas haciendo quizás toda tu vida, que has interiorizado  y adoptado como propio (como un recurso para gestionar tu estrés, tus tensiones, tus desilusiones, tus frustraciones y tu dolor) es emocionalmente muy dañino.

Ese es el punto de partida y yo estoy contigo.Después tienes que creer que hay otras formas de gestionar las emociones y que la infelicidad y el vacío  que ahora sientes no se deriva de los problemas sino del bloqueo emocional al que te sometes. Tienes que creer que la falta de comunicación, el silencio, el desprecio, el encerrarse y el estar a la defensiva o atacando, jamas soluciona nada en una relación. Muy al contrario, todo eso conduce al fracaso y a la desvalorización  de las personas. Y muy importante, tienes que creer que no hay nada que no se pueda arreglar si tu quieres, pero si hay mucho que perder y mucho dolor que causar si no reaccionas. Y no pienso solo en nosotros dos sino también  en nuestros hijos. No te olvides de que no vivimos esta aventura en solitario y que nuestra responsabilidad de adultos es el no hacerlos sufrir y mantenerlos al margen.

Y ¿ como hacerlo? ¿Qué tal si empezamos por no decir nada?. Sabes que un abrazo es suficiente para volver a encontrarnos una semana atrás. Después, déjame estar a tu lado para juntos trabajar en esta realidad que tenemos. Tu para desaprender lo aprendido y buscar nuevas formas de gestión de las emociones que no te lleven al aislamiento sino a confiar en mí,  y yo para aprender a apoyarte en el proceso y acompañarte. Quizás no sea fácil pero es posible. Yo siento la fuerza, la ilusión y la voluntad para hacerlo. ¡¡ Y tu también !!….quizás no lo sientas ahora (la fuerza, la ilusión y la voluntad) pero NO DUDES EN NINGÚN MOMENTO de que las tienes. Mira dentro de ti porque ahí están.

Te quiero mucho

Sigue leyendo mi octava entrada de Blog : Sus hijos no son mis hijos pero los quiero

6. Bloqueado en el whatsapp

Que requetebién me sentó hacerlo. Por fin era libre. Había roto mis cadenas

Era Domingo y comía con mi ex para decirle que ya no me creía sus mentiras. Tenía todo mi discurso perfectamente preparado en mi cabeza. Me sentía fuerte y con ganas de ver su cara cuando descubriera que ya no me tenía bajo su hechizo.

La realidad es que nada de lo imaginado ocurrió. No fui para nada tajante ni seca ni resolutoria ni limitante. Me quejé, creo que eso es todo lo que hice. Hasta llegamos a reírnos y a mantener una conversación agradable. A día de hoy me pregunto cómo es posible que yo reaccionará así. Tenía tan claro que me iba a dar el gustazo de restregarle sus mentiras por la cara !! Que absolutamente ilusa era. Olvidaba que, al igual que toda mujer maltratada, me encontraba bajo lo que se conoce como “Síndrome de Estocolmo”.

Estaba cooperando con mi agresor, facilitándole su manipulación, apreciando sus gracias, dejándome otra vez envolver por su seducción, sentía afecto por él….menudo desvarío ahora que lo pienso !!!

En fin, que esa comida para nada fue lo que debía ser. Supongo que él debió volverse a su casa super-satisfecho porque al cabo de poco tiempo me escribió diciendo “ha estado bien verdad, tendríamos que repetirlo”.

Los días siguientes fueron de traca. Yo tenía claro que él mentía pero aún no había cortado el amarre. Toleraba sus mensajes aún sabiendo que me manipulaba. Me decía que seguía pensando en mí, que me quería, que quizás el tiempo nos haría superar todo eso y estar juntos, que echaba de menos nuestras conversaciones….

Por su hija me enteré que tenía planeado un viaje con la otra a Portugal. Su hija no quería ir y me pedía que volviera con su padre porque “ella” hablaba mucho y no le gustaba: “Papá me ha dicho que no tiene nada con ella, que sigue enamorado de tí pero que tu le has dejado y que ella es solo una amiga..pero la ve mucho y yo quiero estar contigo”. Os he de decir que su hija tiene una malformación cerebral que le causa retraso mental y epilepsia (ese es otro capítulo que ya escribiré más adelante).

Esos mismos días me escribió para preguntarme si me iría con el en Agosto a hacer un viaje por Asia. Le dije que no y que disfrutara de Portugal con la otra. Su respuesta fue que su hija cambiaba la realidad (“ya sabes, ella no entiende bien las cosas”) y que lo del viaje a Portugal no era así…Me dijo que en un principio era un viaje en grupo con padres y niños pero que la gente se había ido rajando y que él no se iba a ir solo con “ella” y sus hijos porque “no me apetece y no toca, y además puede parecer lo que no es”.

Barcelona es muy pequeña y una buena amiga mía a la que llamo N se encontró con otra amiga R, que es íntima de la nueva compañera de mi ex. Así que hablaron y mi amiga N le confirmó a R que sus sospechas eran ciertas y que mi ex no era de fiar…R estaba preocupada con esa relación, no la veía nada clara, no le gustaba lo que percibía de mi ex…. pero su amiga X, en cambio, estaba encantada. Para mi totalmente lógico porque mi ex estaba en fase de conquista-seductor *lo+plus !.

Yo enseguida supe que aquel encuentro casual iba a ser LA BOMBA. Porque R le iba a contar a “ella” que él me seguía escribiendo, proponiéndome planes, negándola como pareja y, por supuesto, que había estado jugando con las dos desde hacia meses.

Y así fue. Al día siguiente recibí muuuuuchos mensajes de mierda. Estaba furioso de que yo hubiera buscado a una persona para hablar mal de él…como si yo hubiera tenido algo que ver en ese encuentro casual, como si yo fuera la responsable de sus mentiras, como si la culpa de que estuviera con “el culo al aire” fuera mía. Estaba haciendo lo de siempre, atacar en lugar de reconocer sus errores. Le contesté que yo no había tenido nada que ver con eso pero que me alegraba un montón de que por fin reconociera que estaba en una relación con ella (me escribió “espero, confío y deseo poder arreglar la situación con….) y de que toda la verdad le pusiera al descubierto.. Y después de enviarle ese mensaje, me di el GUSTAZO de bloquearlo en el Whatsapp. Que requetebien me sentó aquello. De golpe, su vida, la de mi ex, había dejado de importarme. Era libre. Había soltado de una pesada cadena. Me importaba cero lo que hiciera con su vida y con quien la compartiera. Ahora solo importaba YO.

Sigue leyendo mi séptima entrada de blog: Aquella carta que quedó sin respuesta